jueves, 4 de octubre de 2012

De Bolero a Empresario: Johnny Alessio


De acuerdo al Fondo Monetario Internacional, la crisis económica actual tardará 10 años para finalizar; 10 años que nos parecen eternos; y hasta nos pareciera que es la primera vez que hay una de estas crisis económicas mundiales...

Era la época dorada de Tijuana, aquella que atraía a los "secos" de la ley seca de Estados Unidos, el mundo parecía que estaba dando un nuevo giro; a lo que era una pequeña aldea fronteriza, se convertía poco a poco en una pequeña ciudad atractiva a quien huía de las prohibiciones de aquel país.

¿Tijuana y San Diego ciudades hermanas? Para nada, San Diego ya era un puerto de los más importantes de Estados Unidos, y Tijuana... apenas bostezaba.

Pero esta historia se trata de un joven que pasó de un pobre bolero a un gran empresario; dentro de ese marco histórico de los años de la ley seca; todo empezó, tal vez por esas cosas de las que los pobres de todas las épocas y de la actualidad ya estamos tan familiarizados...

La necesidad.

Sus papás habían inmigrado huyendo de la pobreza —de Italia— a Estados Unidos; buscando un buen lugar para vivir; era la época de los fabulosos 20, cuando llegaron a West Virginia  y luego; ahora por cuestiones de salud de Dominico —papá de 7— junto con su esposa Rosa, a San Diego, California.

La pobreza de las que habían huido Dominico y Rosa, papás de Johnny, parece que los había seguido a San Diego, y Johnny tuvo que dejar la escuela a los 17 años, con otros de sus hermanos; poniéndose a trabajar en los negocios de su padre, un puesto de lustre para el calzado y de revistas.

"Con lluvia, truenos o nieve, lo podías ver en su puesto de bolero, su banquito y feliz de la vida; haciendo orgullosamente su trabajo, dándole lustre a los zapatos de sus clientes"; platican los que lo conocieron; pues Johnny nunca dejó el contacto con sus amigos.

Hablaba italiano e ingles; en su momento —seguramente— nunca imaginó que pronto iba también a hablar español...

Es que entre sus clientes estaba Conrad Arnholt Smith que era propietario del Banco del Pacifico en Tijuana; quien al observarlo por un tiempo; había notado su agilidad y un interés genuino al desempeñarse en su trabajo; convirtiéndolo en su amigo; y sentimentalmente hablando, adoptándolo como a un hijo, llevándoselo a trabajar a su banco.

—Esos días para mi fueron terribles, —platicaba Johnny.

Johnny sentía que no encajaba en el banco, donde el era el único estadounidense y en pocos días ya había renunciado varias veces; pero llegó el día que utilizando su lengua italiana —muy parecida a la nuestra— decidió aprender a hablar español; utilizando su ingles para ganarse la confianza de los inversionistas americanos y el español para ganarse la confianza de sus compañeros; al poco tiempo se desempeñó de mensajero; luego de cajero;  algunos años después, de gerente del banco; hasta que tuvo que abandonar el banco para convertirse en el gerente del antiguo Hipódromo de Agua Caliente.

Las crisis mundiales de aquella época que desde niño a este joven le tocó vivir; lo hizo un hombre muy luchista y por ende muy emprendedor; pero había algo más en la personalidad de Johnny, carisma y mucha inteligencia.

En poco tiempo y todavía muy joven sería conocido por todo el mundo, y reconocido en ambas ciudades de San Diego y Tijuana como uno de los hombres más influyentes de su época.

Negocios en Tijuana, negocios en San Diego, en Ciudad Juarez, innovando y creando muchos empleos; de esa forma lo recordamos los que nos tocó vivir algunos de esos años, cuando Tijuana; por el original Hipódromo de Agua Caliente, parecía el centro del universo.

Desafortunadamente, muchas veces, tal vez por la misma necesidad anterior; otras veces por la falta de formación académica; algunos genios cometen errores, y fue lo que le sucedió a Johnny; cometió el error de no pagar los impuestos de sus negocios en Estados Unidos; donde fue detenido por las leyes de ese país; pasando algunos años en la cárcel; y convirtiéndolo en la opinión de algunas personas en algo así como un gangster.

Yo prefiero la ley de la balanza; Johnny —en mi opinión— hizo más cosas buenas que malas —que la de evación de impuestos—.

A parte de los empleos que generó en Tijuana —en San Diego y Cd. Juarez—; Inventó el casco para proteger la vida de los Jockeys cuando vio morir a uno de ellos al caer de un caballo.

Fue quien mandó pavimentar lo que en la actualidad es la Bulevar Agua Caliente —sí, cuando era un camino de  terracería—; y es recordado también por su altruismo en Tijuana; construyó 11 escuelas, sin mencionar su festival de navidad que hacía cada año para los niños pobres.

John Salvatore Alessio, nació en Nutter Fort, WV en 1910 y murió en San Diego, CA en 1998.

2 comentarios:

  1. muy interesante hietoria, y gracias por darme a conocer este detalle de la historia de mi ciudad Tijuana, y de un "colega" BOLERO, CON SUERTE. Que buen detalle esta publicación.

    ResponderEliminar
  2. La nostalgia me embarga al encontrar esta publicación de Don Jhonny , mi patrón en Rancho Tecate Resort and Country Club. Mi tío me llevo a trabajar al Rancho y fue donde conocí a mi Patrón querido , fue él quien me brindo su apoyo y me dio la oportunidad de crecer y desarroyarme en el área de alimentos y bebidas, siendo yo lava lozas, ayudante de cocina, cocinero, ayudante de mesero, mesero y Maitre D o Capitán de meseros y posteriormente Sub Chef . Todo mi agradecimiento a el quien me trato como un hijo y no como empleado. El legado q yo conservo de el es: amor al trabajo disciplina y constancia . Por todo y eso " Gracias Don Johnny". Atte. Fernando Torres Barragán .

    ResponderEliminar