lunes, 11 de julio de 2011

Leyenda Negra de Tijuana


Llegué a Tijuana en 1970; recuerdo a la prensa de nuestro México, y a la prensa de Estados Unidos, junto a sus producciones de Hollywood y a sus programas de televisión, haciendo alarde de un horrible monstruo: —Tijuana—.

— ¿Sodoma o Gomorra? —No, Tijuana, la nueva Babilonia... —Decían y se burlaban—.

Y lo decían como si aquí no hubiera gente honrada. Entendía, entonces, que esto era parte de una leyenda...

Una Leyenda Negra.

Una leyenda que nace —no en los 70; pero en los veinte—; cuando la ley seca era impuesta en Estados Unidos; atrayendo a México —precisamente a Tijuana— visitantes con el motivo de hacer lo que no podían hacer en su país: emborracharse —entre otras cosas—. Sin embargo, con esto se inicia un desarrollo económico.

Haciendo de lo que fue esta población una zona de extrema tolerancia. El rancho de la Tía Juana, un oasis próximo a San Diego, uno de los puertos más importantes por sus bases militares y marinas de Estados Unidos. Militares, marinos y un "paraíso" sin leyes. —Sin leyes, con relación a la ley seca en Estados Unidos—.

Tijuana fue por muchos años, turismo de zona roja, para el país más poderoso del mundo... Alcohol, marihuana, prostitución y escondrijo para los de ese país más buscados. Algunas de las actrices americanas, como Rita Heywood —leyenda— fueron descubiertas aquí, trabajando en los casinos del rancho de la Tía Juana. Tijuana, la misma de los juegos de azar de Al Capón —otra leyenda—.

Cabarets, salones de juego, «marriages and divorces» (divorcios rápidos), entre otros negocios oscuros era lo que daban cuadro a los cuatro puntos cardinales de la población. Pero ya había también los «curios shops» (tiendas de curiosidades) y sus fotógrafos, a lado de cada cantina, que no necesariamente se encontraban en el centro, pero en toda la localidad.

¿Pero qué pasa? ¿Por qué se convierte —Tijuana— en una de las ciudades más importantes de México y en una de las ciudades más visitadas del mundo?

Junto con esta «leyenda negra» sobresalen tres presidentes mexicanos acabando con este «oasis» para los estadounidenses:

Lázaro Cárdenas
Díaz Ordaz
Y Luis Echeverría Álvarez

Expropiando casinos, limitando zona de tolerancia y reestructurando la ciudad, con un turismo familiar.

Atrayendo inversionistas para nuevas empresas. Atrayendo de esta forma, miles de empleos, para miles de emigrantes de todo el país, centro y sur América. Adoptando Tijuana como su ciudad.

Dicen que hoy las notas rojas empañan la imagen de la ciudad: —muy cierto— las notas rojas nunca son buenas. Pero también es cierto, que como en Tijuana, en todo el país, hay gente luchando —pacíficamente— para alcanzar la tranquilidad y paz social que todos los mexicanos nos merecemos.

Dicen que la Leyenda Negra de Tijuana es vigente hoy a nuestros días: No creo, un millón, setecientos cincuenta y un mil, trescientos dos (1 751 302) habitantes lo desmentimos; ahora Tijuana tiene una nueva leyenda:

«Quien toma agua de la presa, aquí se queda» Y un lema: «Tijuana, aquí empieza la patria»

4 comentarios:

  1. La leyenda negra se propagandizó a la frontera como una zona de libertad ante una prohibición en los Estados Unidos, donde los ciudadanos de ese país podían recurrir a lugares donde encontrarían juegos de azar, bebidas alcohólicas, bares, lugares de prostitución entre otros, poniendo así a Tijuana como un lugar de diversión que parecía no tener límites, ni penalización ante las acciones de los individuos.

    En el presente la leyenda negra también plantea en algunos casos una Tijuana sin escrúpulos, donde la diversión sin restricción, aun existiendo una ley, causa libertinaje y da una mala reputación a lo tijuanenses. Donde los actos inmorales, provocados en algunos casos por extranjeros que buscan la libertad que tienen prohibida en su estado, que acumula un poder para el orden de la ciudadanía estadounidense. Por el contrario, aquí en Tijuana existen multas tal vez que caracterizan a un gobierno más sumiso y fácil de controlar, pero olvidando esta leyenda sólo recordaremos el beneficio que aporta a nuestra economía en Tijuana. Antes de convertirse en un mito urbano es la realidad en la cual vivimos.

    ResponderEliminar
  2. ver fotos antiguas de los primeros bancos tijuana del centro

    ResponderEliminar
  3. Tijuana es una ciudad que supera el mote de "violencia" y "caós". Es volátil como las almas que la utilizan como trampolín para brincar al otro lado, a través del río o del desierto. Es un popurrí de culturas. Es la cantina y el prostíbulo de los gringos. Es inocente y perversa. Es la línea de batalla, el microcosmos de lo que será México, la cabeza de playa de la ola Hispano-Americano que llegará hasta la Patagonia.

    La ciudad donde asusta a todos. La consideran terrible, cada vez nos agringamos más, pero también Estados Unidos se hispaniza cada día. ¿Quién asimilará a quién? ¿Cómo se llamará la nación que tenga como base este nuevo mestizaje?

    ResponderEliminar
  4. ps no sabia nada de eso

    ResponderEliminar